Interoperabilidad: el lenguaje digital de los sistemas de salud

Múltiples factores inciden para que las personas puedan contar con una atención médica eficiente y de calidad, independientemente del país donde vivan. Uno de esos factores clave es que el ecosistema de salud de los países cuente con sistemas de información apoyados en datos legibles y tratables, es decir que sean interoperables entre instituciones y especialistas.


La interoperabilidad en los sistemas de salud permite acceder a los datos del paciente en tiempo real, mejorando la calidad y continuidad en la atención. El primer paso para lograrlo es la capacidad de transferir información del paciente de un sistema a otro a través de una interfaz adaptada y personalizada.


Los desafíos para alcanzar un sistema interoperable


A pesar de los beneficios de la interoperabilidad en cuanto a la calidad de la atención, no es un objetivo fácil de alcanzar. Para lograrlo existe un largo proceso por recorrer, ya que durante muchos años el sistema de salud ha tenido diversas maneras de comunicarse y manejar la información, lo que da como resultado grandes volúmenes de información y a la vez diferentes formatos que no pueden “dialogar o entenderse entre sí”, siendo esto una problemática muy grande.


Uno de los desafíos que se presenta es la seguridad y la privacidad en cuanto al manejo de los datos. Esta inquietud se manifiesta en aquellos pacientes que no quieren encontrarse vulnerables por permitir que sus datos puedan estar desprotegidos ante la posibilidad de ser compartidos. Este contexto entonces determina diversos cambios técnicos, organizacionales y culturales a los que nos enfrentamos en Latinoamérica y que impiden que se comparta la información de salud de manera segura y confiable.


Para poder intercambiar información de manera eficiente es indispensable implementar estándares de interoperabilidad exitosos que puedan impactar a todos los actores del sistema de salud. Uno de los principales problemas radica en la selección, obtención y el uso de los mismos. En ocasiones es complejo llegar a consensos entre los actores involucrados como los prestadores, aseguradores y el estado, sobre qué estándares son los necesarios para alcanzar el mayor beneficio de la interoperabilidad dentro del sistema. Para lograrlo se requiere el desarrollo de estándares en salud involucrando comités técnicos dentro de una organización mayor con experiencia en generarlos y publicarlos, como la International Organization for Standardization (ISO) que es una organización internacional de estándares con interés en salud e interoperabilidad.


Latinoamérica en su camino a la interoperabilidad: algunos casos de éxito


Argentina


Argentina es de los países más maduros en interoperabilidad de la región con proyectos como el de Red Nacional de Salud Digital, que tiene como objetivo digitalizar y facilitar la integración de todas las historias clínicas del país a través de una plataforma de interoperabilidad independientemente de que sean instituciones públicas o privadas.


Uruguay


El desarrollo de interoperabilidad en Uruguay lo vemos reflejado en proyectos como Salud.uy, este programa ha impulsado la Historia Clínica Electrónica Nacional. Por medio de una plataforma a través de la red SALUD, las instituciones y organizaciones son capaces de intercambiar información a la que se puede tener acceso durante una consulta, independientemente de donde se haya generado la recolección de los datos.


Condiciones para lograr la interoperabilidad


Algunas de las condiciones que deberían tenerse en cuenta al momento de definir si se cuenta con la capacidad de participar en una iniciativa de interoperabilidad son las siguientes:


  • Analizar la misión, visión y objetivos, de las necesidades de los pacientes, prestadores de salud y otros usuarios del sistema. La interoperabilidad debe estar alineada con los objetivos institucionales y estratégicos de la organización, se debe estar listo para asumir el cambio para alcanzar los objetivos planteados.

  • Tener en cuenta el valor de la información que interopera, de ésta deriva la importancia que le dan los usuarios, el comprender para qué y cómo se utilizan los datos permitirá tomar en cuenta los intereses de los pacientes y prestadores de salud.

  • Revisar los estándares con aval nacional y definir cuál debe ser el proceso para certificar los estándares que deberán ser utilizados, que deberán ser coordinados por un ente independiente que permita establecer los que son aceptados y sus usos específicos.

  • Definir las regulaciones con el marco legal que acompañará este proceso para tener mayor seguridad de la información e intercambiarla de manera más eficiente.



El reto actual de la interoperabilidad en Latinoamérica


Esta región se enfrenta a diversos retos de salud: desde el acceso equitativo y universal a la atención hasta la prevención y detección de enfermedades. La interoperabilidad es una oportunidad para reducir la brecha de salud que existe en comparación con países más desarrollados. Se debe crear un ecosistema que priorice la importancia de los datos dentro del sistema, aportando información de valor que beneficie a los distintos usuarios de manera permanente y eficiente.


La pandemia ha evidenciado y acelerado la necesidad de contar con sistemas de salud apoyados en avances tecnológicos, siendo un punto de partida para plantearnos como prioridad la importancia de avanzar en la transformación digital del sistema y todo lo que esto conlleva.


Movimiento Salud 2030 y el inicio de su colaboración a un sistema interoperable


Actualmente en Chile trabajamos junto con el CENS y diferentes instituciones de salud identificando oportunidades para habilitar la interoperabilidad usando las listas de espera como un caso de estudio que nos permita integrar 2 redes de servicios de salud definiendo el paquete mínimo de datos con estándares y procesos definidos.


Por otro lado en Colombia para el desarrollo de políticas nos enfocamos en incentivar la red de colaboración para generar una articulación entre actores para el beneficio del paciente.Un acercamiento 360 para brindar a los especialistas un mayor contexto para la toma de decisiones.



El trabajo de Movimiento Salud 2030 apenas comienza, reconocemos la importancia y la necesidad de un sistema sanitario interoperable en Latinoamérica. Es por esto que hoy nos unimos en una plataforma de co-creación con aliados tanto locales como globales para definir estrategias acertadas y hacer esto posible. Con el fin de crear un plan de acción que involucre política pública e impulsar soluciones innovadoras que tengan un impacto sistémico en la región.



46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo